martes, octubre 26

La cometa...

 




Desde que era muy pequeña me gustó volar cometas. Muchos años sin volar, ni conocer la razón.

Fue regalo de un amigo, constructor de cometas, en mi cumple, de hace más de 10 años.

Ayer la llevé a la playa y volé, volé y volé. Me sentí de otro planeta. 

 Lo más bonito de todo es que ya tengo heredera que  con  solo tres añitos, le encanta volar cometas...


13 comentarios:

  1. Se trata de algo tan especial, una de las cosas más hermosas es volar cometas y sentir el viento y la libertad.
    Jo, cómo pasa el tiempo... Una nieta de tres años.

    Pues a seguir volando y me sumo si no te importa.

    Muchos Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel Los hijos no preguntan si se quiere ser abuelos. Van por libre y así pasa lo que pasa. Estoy encantada y por supuesto te dejo volar la cometa. Un abrazo

      Eliminar
  2. Heredera de 3 añitos a la que le encanta volar cometas, volar y volar y sentirse libre como su abuela ¡maravilloso!
    Mil besos a las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Ella me produce una sensación de libertad y de amor que nunca pensé sentir.

      Un beso0 grande, Montse

      Eliminar
  3. Cuanto me alegra lo que nos explicas de las cometas y tu nieta querida Luna.
    Un abrazo grance

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pilar. Estuve por tu blog el otro día y vi, con ilusión que has caminado el caminito del
      rey, algo que hice hace unos años y me impresionó.
      Besos

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. hola, Gio.
      volar cometas es muy divertido ¿ has probado alguna vez? Si vuelves por Nerja deberías intentarlo.

      Un beso

      Eliminar
    2. Lo he hecho muchas veces, en mi juventud. Yo mismo hice las cometas, grandes y pequeñas. Sabía enviar mensajes al cielo, escritos en un papel atado al hilo.

      Un beso

      Eliminar
  5. No cabe otra que cantar aquella canción de aquel programa "La cometa blanca".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Con una niña pequeñita es volver a la infancia sin pedir nada más.
      Saludos

      Eliminar
  6. A pesar de que parece que todo eso es superado por lo tecnológico, una diversión tan mágica como la de remontar un barrilete (así le llamamos en el fin del mundo)no deja de seducir. Encanto único. Lindo tu recuerdo. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A veces las cosas más cálidas y tiernas están en volar una cometa

    Saludos

    ResponderEliminar

Archivo del blog