lunes, 15 de abril de 2013

No es lo mismo...

Esta foto es de Julia. Vive en la calle del Pez, cerca de San Bernardo. La historia, si es cierta, es estupenda. Se vestía de hombre para poder asistir a la universidad. No estaba permitido que acudieran mujeres.
¡ Tras Julia! fue la consigna. En su honor se colocó la estatua.

Estaba colocada en medio de la acera.
 Un día, hace años, me tropecé con ella, le pedí disculpas y ella me sonrió, entendió mi despiste. El brazo me dolió durante quince días.
 Dicen que, la destrozaron los gamberros y yo tengo mis dudas. Si alguien, con mal genio, se tropezó con ella como lo hice yo, se liaría a patadas y se quedó la pobre hecho un primor.

 La han re-colocado pegada a la pared. Mucho mejor.

Sí, el sábado pasado estuve en Malasaña. Más de diez años caminando sin prisa. Siempre cruzaba en coche y de trabajo.

Unas cañas aquí y otras por allí. Croquetas casa Julio. Callitos en el bocho y pepito de ternera en el palentino. Empezamos a las doce y acabamos a las cinco.
La báscula de casa gritó desesperada ¡ No te subas, no te peses por favor, que me vas a romper! ¡ Cretina, desalmada ! ¿Cuántos kilos de más se te han pegado al gordo culo? No quise contestar, aunque lo de gordo culete me sentó fatal.

Perdón. No era de eso de lo que quería hablar...

Yo quería decir que Malasaña no me gusta para vivir. Para divertirse, por supuesto que sí ´.
Escasean los árboles, las fuentes y los espacios libres. Las calles son estrechas y hay mucha polución. De día hay mucha gente. De noche debe ser mucho peor. Hay cientos de locales que abren por la tarde hasta la madrugada. De día están cerrados.

Me gusta oír los mirlos antes de amanecer y cuando cae la noche. Ver como  miran los gorriones preparar el desayuno esperando las migas. Ver si ha llegado al río la garza real  cuando anochece sentada con amigos en los bancos -de sentarse- sin ruidos de coches mirando las estrellas si apetece.

No es lo mismo...








 



8 comentarios:

  1. Qué historia más bella! Una vez me dijiste que una historia es real mientras un cuento es fantasía. Yo diría que esta historia es también un cuento, un cuento que me gusta por contar algo específico que es universal. Qué más podría decir yo? Algo sobre el estilo de escribir o contar... Para qué, si es que tanto tú como yo gozamos (creo que los españoles prefieran decir 'disfrutamos') del canto del mirlo y del mirar de las estrellas?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Por fin...no se lo que ocurría pero no podía comentar en esta entrada tuya. También yo
    me siento afortunada de disfrutar o gozar como dice Giovanni del canto del mirlo, y observar las estrellas , sin polución, sin ruidos....mucha tranquilidad... incluso algunas veces demasiada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La historia es enternecedora. No sé si conoces la peli Yentl, es de hace bastantes años y trata el tema.
    Me alegra leerte. Te pondré unas líneas ahora.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Es una bonita historia, más allá de que sea real o no. Lo que sí es real es que hay que disfrutar de esas cosas naturales, como el canto de los mirlos y de la naturaleza, no hay nada igual, puede ser parecido, pero no es lo mismo, jaja.

    besos, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Para vivir, no basta con respirar...

    Que bonita historia, me gustó.

    Sabes... La ciudad donde yo vivo, es una ciudad en su mayoría industrial. En lo personal no me gusta, estoy aquí por una magnífica oportunidad de trabajo para mi pareja. En fin ... Lo que quería decirte es que el cielo por la noche, es maravilloso, estrellado y abrigador como nunca lo he visto.

    Un fuerte abrazo linda.

    ResponderEliminar
  6. Un placer leer la historia que nos cuentas, aunque en la ciudad, ahora sin prisa, agradecida de compañías como la tuya.

    Abrazos luna

    ResponderEliminar
  7. https://www.facebook.com/blanca.leon.9
    ¿ Cómo no se me había ocurrido hace un montón, dejarte el enlace a mi sitio?, espero que tengas cuenta en facebook y re encontrarnos. Te recuerdo.
    Blanca. León.

    ResponderEliminar
  8. No tengo Blanca.
    En cuanto se me pase la lesión voy a abrirme uno aunque no te prometo nada. No soy mucho de redes sociales.

    Besos, besos

    ResponderEliminar

Archivo del blog